:::: MENU ::::

6 de junio de 2018

  • 6.6.18
La Consejería de Salud ha activado hasta el 15 de septiembre el Plan Andaluz de Prevención de los Efectos de las Temperaturas Excesivas sobre la Salud, dirigido especialmente a la población más vulnerable, como son las personas mayores de 65 años, pacientes crónicos, personas con trastorno mental grave, menores de 4 años (especialmente lactantes) y personas que trabajan o realizan actividad física expuestas al sol.



La delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María de los Ángeles Luna, ha señalado que “el verano pasado, entre el 1 de junio y el 15 de septiembre, la Delegación Territorial activó nuevo alertas sanitarias (siete amarillas y dos rojas), de las 109 alertas registradas en Andalucía (19 amarillas, 34 naranjas y 56 rojas) a lo largo de 41 días”.

En cuanto a las asistencias sanitarias, las urgencias de los hospitales públicos de Córdoba atendieron 15 urgencias por golpe de calor y 46 por otras patologías relacionadas con el calor, mientras que los servicios de urgencias de los centros de salud de Córdoba registraron 26 urgencias por golpe de calor y 28 por otras patologías relacionadas con el mismo.

Luna ha recordado que este Plan de prevención se basa en la vigilancia, control y seguimiento de la población de riesgo, “con la identificación de las personas más vulnerables a las altas temperaturas y con la coordinación efectiva entre las diversas instituciones y organismos implicados (servicios sociales, centros sanitarios, residencias, organizaciones de voluntariado, 112, etc.)” y tiene como objetivo, tal y como ha señalado la delegada, “evitar que personas que sufren patologías crónicas se agraven y que no se produzcan golpes de calor”.

Las personas identificadas como población de riesgo son, en su mayoría, mayores de 65 años, pacientes frágiles que viven solos, cuyo estado de salud está debilitado por padecer alguna patología crónica de alta morbilidad (insuficiencia cardiaca, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, demencia, trastorno mental grave, insuficiencia renal, obesidad excesiva, hipertensión arterial o diabetes mellitus) o que tomen un medicamento que pueda influir en la adaptación del organismo al calor (psicotropos, antidepresivos, hipotensores y diuréticos).

Su seguimiento permite identificar las situaciones y problemas del paciente e interconectar a las enfermeras gestoras de casos, enfermeras de familia y profesionales de Salud Responde, así como poner en marcha los mecanismos de control y actuación necesarios para minimizar los efectos de las altas temperaturas.

Las recomendaciones básicas que la población debe tener en cuenta ante la llegada del verano y las altas temperaturas son, entre otras, evitar la exposición durante las horas más fuertes de sol, salir con protección (tanto con ropas ligeras y de color claro, y sombreros como con protección solar), ventilar las estancias, bajar las persianas y cerrar las puertas durante las horas de temperaturas más elevadas, mantener un buen nivel de hidratación bebiendo mucha agua, conservar adecuadamente los alimentos o moderar los ejercicios que exijan mucho esfuerzo físico en las horas centrales del día.

Además, desde los centros de atención primaria se ofrece información a la población general y se trabaja en la identificación de los pacientes de riesgo para su inclusión en el plan de seguimiento telefónico que realiza Salud Responde. El año pasado se identificaron en Córdoba 1.536 pacientes, que recibieron 1.947 llamadas desde Salud responde.

Durante este periodo, también se intensifican las visitas domiciliarias para monitorizar los signos y síntomas relacionados con el calor y proporcionar consejos para evitar y controlar los efectos del aumento de las temperaturas. Estas visitas y el seguimiento de telecontinuidad se realizan también a pacientes tras su alta en los centros hospitalarios.

Protección de las personas mayores

Este año, como novedad, se incluye un destacado que recoge recomendaciones para hacer frente a las altas temperaturas en el caso de personas mayores. Este apartado también enlaza a la plataforma de fomento del envejecimiento saludable www.enbuenaedad.es, puesta en marcha este año por la Consejería de Salud.

Por su parte, el apartado ‘Verano y Salud 2018: Cuidados frente al calor’ también incluye consejos sobre la exposición a las radiaciones solares y una adecuada protección de la piel, sobre el correcto uso y conservación de los alimentos, la adaptación de las comidas a las altas temperaturas, y pautas de alimentación y consumo de agua para menores.

Otros aspectos que contiene este dispositivo de información web son recomendaciones sobre el cuidado de los niños y niñas frente al calor, sobre las precauciones a tomar en caso de utilizar la bicicleta en verano y realizar actividad física al aire libre, así como consejos a tener en cuenta para los días de playa y los que se pasen en el campo y en la sierra. También se incluye un espacio específico, diseñado y elaborado en un tono ameno y amigable, con el que se pretende poner al alcance de aquellas personas interesadas algunos consejos básicos y útiles para prevenir accidentes en verano.

Predicciones, niveles y alertas sobre temperaturas

Junto a la labor proactiva de control, vigilancia y seguimiento de pacientes frágiles, y las recomendaciones generales y específicas a la ciudadanía, el Plan Andaluz de Prevención de los Efectos de las Temperaturas Excesivas sobre la Salud también incluye información sobre la predicción de las temperaturas en cada provincia, según los valores aportados diariamente la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

La información es predictiva, pues se refiere al día en vigor y a los cuatro siguientes, y permite establecer cuatro niveles de alerta sanitaria: nivel verde/0, cuando no se prevé que se superen durante cinco días consecutivos las temperaturas umbrales máximas y mínimas; nivel amarillo (1), cuando se prevé la superación de las temperaturas umbrales máximas y mínimas durante uno o dos días seguidos; nivel naranja (2), si la previsión es de superación de las temperaturas umbrales máximas y mínimas durante tres o cuatro días seguidos; y nivel rojo (3), cuando se prevé la superación de temperaturas umbrales máximas y mínimas durante cinco o más días seguidos.

Hay que tener en cuenta que para que se active una alerta sanitaria deben superarse tanto las temperaturas umbrales máximas y mínimas de forma simultánea establecidas para cada provincia, por lo que una alerta puede quedar desactivada al no cumplirse la previsión inicial. Esta información sirve para que la red asistencial de la sanidad pública se prepare para dar la respuesta más adecuada en cada momento y para un mejor control de los pacientes.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - CASTRO DEL RÍO DIGITAL

FIRMAS
Castro del Río Digital te escucha Escríbenos