:::: MENU ::::

7 de abril de 2020

  • 7.4.20
La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja Córdoba) ha reclamado rebajas fiscales tras un año "desastroso" para el sector agrario. La entidad ha denunciado también que la campaña de la Declaración de la Renta comenzó el 1 de abril sin que el Ministerio de Hacienda haya aún publicado “la necesaria Orden de rebajas de módulos para compensar la enorme crisis de rentabilidad que atravesaron todos los cultivos y la ganadería en 2019, que deberían quedar con un índice cero debido a las pérdidas generalizadas del campo cordobés”.



Según Asaja, todos los cereales vieron mermada su producción en más del 50 por ciento y el trigo en general, tanto blando como duro, disminuyó su superficie en un 12 por ciento respecto a la campaña pasada, llegando en trigo duro a un 26 por ciento de superficie. En el caso del girasol, a consecuencia de la sequía severa de la pasada primavera, se redujo la superficie un 3 por ciento. Junto a ello, la colza también sufrió una bajada del 37 por ciento en superficie.

Igualmente, en la zona Montilla-Moriles, la vendimia estuvo caracterizada por una merma en la producción respecto a campañas anteriores y unos precios fijos que, a juicio de Asaja, "hacen difícil la viabilidad del cultivo". Ello provocó una disminución en la producción del 20 por ciento en uva blanca –pasando de los 44 millones de kilos del 2018 a los 37 millones del 2019– y de un 30 por ciento en la uva tinta.

"En el algodón hubo un rendimiento medio de 2.600 a 3.000 kilos por hectárea, menor al de la campaña anterior, que fue de 4.000 kilos, es decir en torno a un 25 o un 35 por ciento menos, mientras que los precios también fueron bastante inferiores a 2018", resaltan desde Asaja.

Por otro lado, la petición de reducción de módulos en el olivar de almazara en la provincia de Córdoba se fundamenta principalmente para 2019 en la situación de bajos precios, situándose la mayor parte del año en márgenes por debajo de los costes de producción.

En cuanto a los cítricos, se produjo un descenso de un 15 o 20 por ciento de producción, especialmente en variedades tempranas. A este descenso de producción, hay que sumarle que en 2019 se desplomaron las cotizaciones de los agricultores en todas las variedades de cítricos llegando a mínimos históricos.

Por último, en la ganadería, la escasez de precipitaciones provocó el descenso en la producción de pastos en las explotaciones ganaderas extensivas en toda la provincia, por lo que no se cubrieron las necesidades de alimentación del ganado. Por este motivo, se tuvo que suplementar al ganado casi todo el año por la escasez de hierba y pasto.

La escasez de lluvia en primavera repercutió negativamente en el desarrollo de los cereales, mermando seriamente la producción de heno para el ganado y la cantidad y calidad de la paja. Tanto la escasez de heno como de paja hicieron que los precios al ganadero estuvieran en torno a un 50 por ciento superiores a la campaña anterior. El precio de la paja se incrementó a final de año más de un 200 por ciento.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: J.P. BELLIDO


DEPORTES - CASTRO DEL RÍO DIGITAL

FIRMAS
Castro del Río Digital te escucha Escríbenos