:::: MENU ::::

5 de mayo de 2020

  • 5.5.20
Existe una concepción oculta entre nuestras conciencias de que los grandes hechos ocurren en los grandes núcleos de población y que los pueblos y aldeas están destinadas al continuo “estable tiempo”, a la paralización del tiempo. Ante el éxodo rural, que ha diezmado la población en entornos rurales, los pueblos han sido relegados al estancamiento, al no-progreso, a la paralización de actividad cultural, sin esencia primera de la creación.



Existe, pues, la creencia de que en los pueblos vive la tradición más casta y puritana, que provoca la languidez de la inteligencia humana. Al menos, así nos lo han vendido las generaciones que han preferido las grandes ciudades para desarrollarse en lo personal y en lo profesional. Pero siento decir que no es así. Y lo digo porque vivo en un pueblo y puedo experimentar en primera persona las consecuencias que ofrece poder desarrollarse, en lo personal y en lo profesional, en un entorno rural.

Cuando en los telediarios se hacen eco de alguna noticia ocurrida en un pueblo, suele ser porque ha sucedido algo realmente negativo o porque lo que ha pasado es algo insólito, curioso o amable a veces. Se nos olvida que en los pueblos es donde ocurren las grandes cosas.

Y vamos a llamar "grandes cosas" a aquellas que son causa del efecto que ocurre en las grandes ciudades. Voy a poner un ejemplo que carece de rigor histórico pero que sirve para lo que es: para ejemplificar. Imaginemos que los rifles mas fiables de la Revolución Francesa los fabricó Pedro Blanco, en un pueblo perdido de la sierra de Jaén. Dichos rifles fueron entregados al ejército de Napoleón, que impuso por la fuerza un nuevo sistema en Europa.

¿Qué hubiera hecho Napoleón sin esos rifles? Quizás jamás hubiera llegado a tener tal voracidad. Obviamente, sabemos que el militar francés jamás utilizó rifle alguno fabricado por un tal Pedro Blanco, oriundo de un pueblo de Jaén. Pero estoy relacionando hechos y objetos en favor de la metáfora.

Lo que ocurre en un lugar, por minúsculo que sea, desemboca en otro. Y no porque este otro sea de mayor calibre, tiene más o menos importancia. Todos forman parte de uno, de manera que lo que se fabrica en el pueblo termina perfeccionando el concepto en la urbe. ¿Por qué no invertimos el modelo?

Si podemos sacar alguna conclusión sobre esta pandemia es que todos nos hemos colocado al mismo nivel. La ciudad y el pueblo estamos bajo las mismas premisas: el confinamiento. Lejos queda la sensación de vivir en un pueblo y sentirse aislado de los “peligros” de la urbe.

Lejos queda la sensación de vivir en una ciudad y sentir el desenfreno de la vida diaria en la urbe. Se ha parado el tiempo en el asfalto. Pueblos y ciudades, que antes nos eran desconocidos, son nombrados por altos cargos institucionales y por la prensa como protagonistas de la pandemia, como víctimas directas. Ya hemos descubierto que las desgracias se descubren en todos los lugares por igual. Ahora nos toca ver que las gracias, también.

DANY RUZ


DEPORTES - CASTRO DEL RÍO DIGITAL

FIRMAS
Castro del Río Digital te escucha Escríbenos