:::: MENU ::::
CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA

24 de septiembre de 2021

  • 24.9.21
La Delegación de Cooperación al Desarrollo de la Diputación de Córdoba financiará un total de 53 proyectos de oenegés y ayuntamientos, a través de su convocatoria de subvenciones para 2021, dotada con 900.000 euros en sus distintas modalidades. Así lo ha puesto de manifiesto su responsable, Ramón Hernández, quien ha añadido que la atención y prevención frente a la pandemia del covid-19 ha vuelto a ser objeto principal de las iniciativas planteadas que llegarán a 25 países, principalmente de América Latina y África.


Hernández ha recordado que “en la primera modalidad, dotada con 500.000 euros y dirigida a proyectos de desarrollo de oenegés, se han concedido ayudas a 13 de los 35 proyectos presentados, agotando la totalidad del presupuesto disponible”. “Es destacable en este apartado la alta demanda, así como la calidad técnica de los proyectos presentados, lo que supone una garantía en los resultados de las iniciativas subvencionadas”, ha señalado.

En este caso, los países a los que se dirigen los proyectos seleccionados son Perú, Bolivia, Guatemala y Ecuador, “siguiendo la tradición de apoyo de nuestra provincia en la zona andina y Centroamérica, con población indígena más vulnerable”, matiza Hernández. A dichos destinos se suman Mali, Congo y Mozambique, siendo la seguridad, la soberanía alimentaria, la salud y la educación los principales objetos de los proyectos.

En cuanto a la segunda modalidad, dotada con 200.000 euros para proyectos de acción humanitaria y derechos humanos, “se han concedido subvenciones de distintas cuantías a 24 iniciativas, en función de las necesidades planteadas y de la disponibilidad presupuestaria”, ha resaltado el responsable de Cooperación al Desarrollo de la Diputación.

Como ejemplo, Hernández ha hecho referencia a que “la ayuda más cuantiosa, dotada con 18.000 euros, ha recaído en Mujeres en zona de conflicto para un proyecto de acceso a agua y saneamiento en Mali, mientras que otras iniciativas han sido financiadas con 4.000 euros para alimentación o medicamentos”.

“No podemos obviar que el covid-19 ha motivado un aumento de solicitudes para proyectos de acción humanitaria con respecto a años anteriores, como consecuencia de la necesidad de dar respuesta a la vulneración de derechos que la pandemia ha traído consigo”, ha apuntillado Hernández.

El delegado de Cooperación al Desarrollo en la institución provincial ha abundado en que, en esta segunda modalidad, “los proyectos subvencionados llegarán a 17 países, 10 de África, 5 de América Latina, uno en Palestina y otro en Indonesia”.

Por otro lado, el diputado provincial ha mencionado los proyectos de cooperación impulsados por los ayuntamientos que “con una dotación de 200.000 euros, permitirá ver la luz de 16 proyectos de 43 entidades locales; 9 de ellos han sido impulsados por ayuntamientos de manera individual (Conquista, Montoro, El Carpio, Pedro Abad, La Carlota, Carcabuey, Doña Mencía y Villafranca), y otros siete se corresponden con proyectos conjuntos de 34 municipios”.

Según Hernández, “la cada vez mayor coordinación alcanzada entre los pueblos de nuestra provincia, nos permite alcanzar un mayor impacto y llegar a puntos geográficos que de otro modo serían imposibles para esta Diputación”.

Las localidades de Hornachuelos, Castro del Río, Bujalance y Montalbán, desarrollarán un programa bucodental, en colaboración con Acansa; Moriles, Montemayor, Montilla, Nueva Carteya y Santaella, mejorarán servicios básicos y de saneamiento en Perú, de la mano de la Fundación Social Universal de Montilla, y Alcaracejos, Pedroche, Santa Eufemia y Fuente La Lancha trabajarán para la mejora de la educación con inclusión en Perú, junto al Centro Guaman Poma de Ayala.

Del mismo modo, La Victoria, Aguilar de la Frontera, Guadalcázar y Encinarejo trabajarán con El Mat en un proyecto de acceso de agua potable en Camerún; Hinojosa del Duque, El Viso y Belalcázar lo harán con Cruz Roja en la reposición de jaimas para emergencia en el Sáhara; Almodóvar del Río, Fuente Carreteros y Fuente Palmera, para la mejora de servicios sanitarios, con Amigos Ouzal, y la Mancomunidad del Guadiato para la promoción artesanal de las provincias de Velasco y Chiquitos en Bolivia, de la mano de CEPAD (Centro para la Participación y el Desarrollo Humano Sostenible).

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL




  • 24.9.21
A pesar de que el tiempo es una realidad continua que fluye sin necesidad de atravesar fronteras, su sucesión y su división en días y en noches, en semanas, en meses y en años nos ayudan para que revisemos nuestras personales trayectorias y reorientemos nuestros, a veces, despistados pasos.


Lo primero que se me ocurre al empezar este nuevo curso es reconocer que el presente y el futuro no lo improvisamos ni lo creamos de la nada sino que, en gran medida, lo hemos gestado en cada uno de los hechos realizados anteriormente. Cada uno de los pasos deja una huella en nuestro cuerpo y en nuestro espíritu, en el cerebro y en las emociones.

Es así como se va formando lo que llamamos “carácter”, esa personal manera de pensar, de sentir y de hacer que “caracteriza” nuestra personalidad, ese estilo que impregna todas nuestras actitudes y nuestros comportamientos. Por eso decimos que lo que hacemos hoy condiciona lo que haremos mañana y, por eso, podemos afirmar que nuestra vida humana consiste en recoger, en saborear los frutos y en sembrar semillas.

Al empezar este nuevo curso nos encontramos con serios problemas generados por la pandemia del coronavirus. ¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros? En esta ocasión, lo primero que se me viene a la cabeza es que, en vez de forjar sueños y fabricar ilusiones, pensemos, trabajemos, dialoguemos con seriedad y realismo.

Por lo pronto me conformo con evitar la tentación de hacer responsables únicos de todas nuestras desdichas al demonio, al sistema, a la globalización, al Gobierno o a la oposición. Se me ocurre que lo mínimo que podríamos hacer es que cada uno de nosotros nos preguntemos qué hemos aprendido tras considerar todos esos sufrimientos que en nosotros y en las personas más próximas ha causado la pandemia. A lo mejor hasta es posible que tengamos que cambiar de dirección algunos de nuestros pasos.

JOSÉ ANTONIO HERNÁNDEZ GUERRERO
  • 24.9.21
La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha informado de 20 nuevos pruebas positivas y un fallecido, en las últimas 24 horas. Así, el total de afectados en la provincia –y confirmados mediante alguna Prueba Diagnóstica de Infección Activa– asciende a 71.977 desde el inicio de la pandemia, de los que 1.064 han fallecido. A su vez, 69.756 personas habrían superado ya la infección.


Con respecto a la evolución de la pandemia por municipios, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía vienen ofreciendo de lunes a viernes datos pormenorizados en una tabla que se puede consultar a través de este enlace.

De este modo, Baena contabiliza una prueba positiva por covid-19 en la última semana y dos en los últimos catorce días (tres menos que ayer). En total, el municipio del Guadajoz-Este suma, desde el inicio de la pandemia, 1.918 vecinos afectados y 38 fallecidos. A su vez, según la Junta de Andalucía, 1.841 personas han logrado ya superar la enfermedad.

En el caso de Castro del Río, las autoridades sanitarias han detectado una prueba positiva en los últimos catorce días. De este modo, la localidad ha alcanzando, desde el inicio de la crisis, las 662 personas afectadas (uno más que ayer), con 643 curados y doce fallecidos.

En Montalbán de Córdoba, no se ha registrado ninguna prueba positiva en los últimos catorce días. Por ello, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía sitúa en 415 el número los afectados desde el inicio de la alerta sanitaria y ha elevado a 397 las personas recuperadas. Asimismo, se han registrado cuatro muertes a causa del coronavirus.

Por su parte, el municipio de Montemayor no registra ninguna prueba positiva en los últimos catorce días. En total, el municipio ha alcanzado los 372 vecinos afectados desde que comenzó la pandemia, con 361 personas recuperadas (cuatro más que ayer) y dos fallecidos.

En lo que respecta a Montilla, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía comunica siete pruebas positivas en la última semana (cuatro más que ayer). La cifra se eleva a 16 si se extiende el margen temporal a los últimos catorce días. En total, la localidad de la Campiña Sur cuenta desde marzo de 2020 con un total de 2.107 vecinos afectados por el covid-19 (cuatro más que ayer), con 2.040 personas curadas (diez más) y 30 fallecidos.

Por su parte, las autoridades sanitarias no registran hoy en La Rambla ningún positivo por coronavirus en las últimas dos semanas. La localidad alfarera ha alcanzado, desde el inicio de la pandemia, los 607 vecinos infectados por covid-19, de los que 600 ya han superado la enfermedad (cuatro más que ayer). Asimismo, se han registrado cuatro muertes a causa del coronavirus.

En Santaella, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica un nuevo positivo por covid-19 en la última semana. De esta forma, en Santaella se mantiene en 382 los vecinos afectados por coronavirus desde que comenzó la pandemia a causa del SARS-CoV-2, mientras que se registran dos fallecidos y 376 vecinos que han superado la enfermedad.

Por último, en lo que respecta a La Victoria no se contabiliza ningún positivo por coronavirus en la última semana y uno en las últimas dos semanas (uno menos que ayer). La localidad ha alcanzado, desde el inicio de la pandemia, los 121 vecinos infectados por covid-19, de los que 112 ya han superado la enfermedad. Asimismo, se ha registrado una muerte a causa del coronavirus desde que se activó la alerta sanitaria.

IRENE TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)
  • 24.9.21
La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha presentado en la Feria Internacional del Aceite de Oliva Virgen Extra e Industrias Afines, Expoliva, el aforo de producción del olivar de la próxima campaña, que prevé sobrepasar el millón de toneladas de aceite de oliva (1.050.300 toneladas) y superar los 5,25 millones de toneladas de aceituna para molturar en 2021-2022. En el caso del aceite, esta cantidad supone una reducción del 5,5 por ciento respecto a 2020-2021 y un descenso del 4,5 por ciento en comparación con la media de las cinco últimas campañas.


Por otro lado, el aforo estima que la Comunidad Autónoma andaluza alcanzará en la próxima campaña las 438.700 toneladas de aceituna de mesa, un dato que supone una bajada del 9,7 por ciento respecto al pasado año y del 7,6 por ciento en comparación con el promedio del último lustro.

Durante su intervención, Carmen Crespo ha calificado al olivar como “un cultivo fundamental” para la región, afirmando que es “Marca España y Marca Andalucía” porque el 97% de los pueblos andaluces cuentan con superficie dedicada a este cultivo y unos “300 pueblos de Andalucía viven del olivar”. Asimismo, ha destacado también la “fuerza tractora” del sector agroalimentario andaluz, que está “liderando en este momento el mercado mundial” con un crecimiento del 14 por ciento de las exportaciones de aceite de oliva en los siete primeros meses de 2021 con respecto al mismo período de 2020.

En concreto, se han alcanzado los 1.500 millones de euros en ventas internacionales de este alimento andaluz y, como ha resaltado la consejera, las exportaciones de aceite de oliva virgen extra, en concreto, han ascendido un 12 por ciento hasta alcanzar los 943 millones de euros. Además, Carmen Crespo ha señalado que “Andalucía también es líder en exportaciones de aceituna de mesa, que en 2020 rozaban las 280.000 toneladas con un valor de 400 millones de euros”.

Entre otras cuestiones, la titular de Agricultura ha apuntado que “estamos en un tiempo especialmente condicionado por la climatología” y se ha referido a que circunstancias como “la escasez de lluvia, especialmente en primavera, y tras un año agrícola con déficit hídrico apreciable”, así como las altas temperaturas, “se reflejan en el olivar”. 

La consejera se ha mostrado esperanzada en que las lluvias mejoren la situación y ha recordado que, entre otros factores externos, la evolución de la climatología durante los próximos meses “puede hacer variar las estimaciones de este aforo” cuyos datos se han obtenido mediante un método “objetivo y fiable”.

Datos provinciales del aforo

Por provincias, Jaén concentra el mayor volumen de aceituna para almazara y aceite, ya que las previsiones apuntan a que este territorio alcanzará en la próxima campaña los 2,2 millones de estas aceitunas y las 480.000 toneladas de aceite de oliva.

Por otro lado, en Córdoba se espera una producción de 1,3 millones de toneladas de aceituna para almazara y de 254.000 toneladas de aceite; en Sevilla, 640.000 toneladas de aceitunas y 112.000 toneladas de aceite; en Granada, 514.000 toneladas de aceituna para molturar y 105.000 toneladas de aceite de oliva; y en Málaga, 315.000 toneladas de aceitunas y 60.000 toneladas de aceite.

En el caso de Almería, la estimación asciende a 84.000 toneladas de aceitunas dirigidas a almazara y 16.000 toneladas de aceite de oliva; en Cádiz, a 75.000 toneladas de aceitunas y 13.000 toneladas de aceite; y en Huelva, a 59.000 toneladas de aceituna para molturar y 10.300 toneladas de aceite de oliva.

En cuanto al aceite de oliva ecológico, las estimaciones de la Junta apuntan a una producción de unas 21.500 toneladas para 2021-2022 repartidas entre las ocho provincias andaluzas. En este caso, Córdoba reúne el mayor volumen (8.900 toneladas) al concentrar el 41,4 por ciento del total de la producción regional. Le siguen Sevilla (4.100 toneladas) y Huelva (2.700 toneladas). 

En Granada se prevé una producción de 2.300 toneladas de aceite de oliva ecológico; en Jaén, 2.200 toneladas; en Almería, 700 toneladas; en Málaga, 400 toneladas; y en Cádiz, 200 toneladas. Al respecto de este sector, Carmen Crespo ha destacado la “apuesta decidida por un mercado cada vez más creciente que demanda un producto de máximo respeto al medio ambiente”.

Por su parte, las 438.700 toneladas de aceituna de mesa previstas para 2021-2022 se obtendrán, principalmente, en Sevilla (301.000 toneladas), Córdoba (80.000 toneladas) y Málaga (casi 51.000 toneladas). En Huelva se estima una producción de 5.400 toneladas de estos frutos; en Almería, 704 toneladas; en Granada, 118 toneladas; en Jaén, 516 toneladas; y en Cádiz, 55 toneladas.

En cuanto a las variedades de aceituna de mesa, en Andalucía destaca la Hojiblanca con el 56% de la producción global (cerca de 245.500 toneladas) y que se espera recoger, especialmente, en las provincias de Sevilla (121.000 toneladas), Córdoba (76.400 toneladas) y Málaga (45.700 toneladas). En segundo lugar, se encuentra la variedad Manzanilla (32% de la producción regional al rondar las 141.800 toneladas), que se produce principalmente en Sevilla (133.000 toneladas). 

A estas variedades se suman la Gordal, que, con 37.700 toneladas, aglutina el 9 por ciento del total de la aceituna de mesa andaluza prevista para 2021-2022; así como otros tipos minoritarios que reúnen el 3 por ciento del volumen regional (unas 13.750 toneladas).

Jornales y enlace

“El olivar es ejemplo y eje vertebral de la economía de Andalucía”, ha recalcado la consejera de Agricultura antes de referirse a los datos del aforo sobre el empleo que generará el olivar de almazara y aceituna de mesa en la próxima campaña. En total, se estima que pueda ascender a 19,2 millones de jornales.

Por un lado, el estudio elaborado por la Junta prevé que se generen 17,3 millones de jornales en Andalucía sumando la mano de obra relativa a las labores de cultivo y a la recolección de la aceituna para almazara. 

En concreto, 8,1 millones de estos jornales se corresponden con recolección (46,8% del total) y 9,2 millones con otros trabajos. En el caso de Jaén, se prevé 4 millones de jornales relativos a recolección (49% del total andaluz) a los que se suman más de 193.700 jornales en labores de molturación.

Por otro lado, atendiendo a las labores de campo para obtener aceituna de mesa, el número total de jornales previstos en Andalucía asciende a 1,96 millones. De ellos, 1,36 millones se corresponden con la recolección del fruto en el olivar. Destaca la provincia de Sevilla, donde se espera superar los 1,56 millones de jornadas que suponen más del 79% del total andaluz.

Consumo

El aforo apunta también que el consumo de aceite de oliva ha ascendido en España un 16% en 2020 al rozar las 412.680 toneladas valoradas en 1.215 millones de euros. En concreto, el aceite de oliva virgen extra ha registrado, como ha apuntado la consejera, “el aumento más señalado”, ya que se ha incrementado en un 18,8 por ciento respecto a 2019. 

En el caso de Andalucía, las casi 73.800 toneladas de aceite de oliva (214 millones de euros) consumidas el pasado año han supuesto un incremento del 15,4% en comparación con 2019; y la compra de aceite de oliva virgen extra ha crecido un 16,5 por ciento.

En relación a la aceituna de mesa, el aforo recoge que su consumo ha crecido en 2020 un 18,5% en España al alcanzar las 132.775 toneladas (396 millones de euros); y se ha elevado en un 24 por ciento en Andalucía, ya que en este territorio se han consumido más de 50.840 toneladas valoradas en 58,8 millones de euros (15,7% del total nacional).

La superficie andaluza de olivar asciende a 1,6 millones de hectáreas y se dedica, principalmente, a la producción de aceituna de almazara (1,5 millones de hectáreas), ya que únicamente el 6% (98.700 hectáreas) tiene como finalidad la obtención de aceitunas de mesa. 

La provincia de Jaén concentra la mayor extensión de olivares cuyos frutos se destinan a molturación (cerca de 588.000 hectáreas que suponen el 38% del total regional); y el territorio sevillano se encuentra en cabeza atendiendo a olivares de los que se obtiene preferentemente aceituna de mesa (73.550 hectáreas que representan el 75,5%). 

 Respecto a la industria, la región andaluza cuenta con 852 almazaras y 252 entamadoras activas para la campaña 2021-2022.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

23 de septiembre de 2021

  • 23.9.21
FACUA-Consumidores en Acción ha informado que la factura eléctrica ha moderado su subida tras las nuevas medidas coyunturales aprobadas por el Gobierno que, sin embargo, alcanza el 52,8 por ciento interanual para el usuario medio en los primeros 21 días de septiembre. El análisis de FACUA-Consumidores en Acción sobre la evolución de la tarifa semirregulada PVPC en este periodo se traduce en un recibo mensual de 102,05 euros, frente a los 66,78 de septiembre del año pasado.


Según indica la organización de consumidores, la subida interanual del recibo alcanzaba el 62 por ciento en las dos primeras semanas del mes, antes de que el día 16 entrasen en vigor la bajada de los cargos regulados, la disminución del impuesto especial de la electricidad al 0,5 por ciento y el tope al precio del gas. Del 1 al 14 de septiembre, la factura del usuario medio extrapolada a un mes completo alcanzaba los 108,17 euros.

"El brutal incremento que continúa produciéndose en el mercado mayorista en los últimos días está contrarrestando parte del impacto a la baja en los precios derivado de las medidas del Gobierno", aseguran desde FACUA sobre la evolución de la tarifa semirregulada PVPC.

Así, en los seis días en que han estado vigentes entre el 16 y el 21 de septiembre, la media aritmética del precio del kilovatio hora (kWh) en los tres tramos horarios ha sido de 23,98 céntimos (impuestos incluidos), tan sólo un 9,7 por ciento por debajo de los 26,57 céntimos en que se situó en las dos primeras semanas del mes. En septiembre de 2020, el precio del kWh se situó en una media de 13,00 céntimos.

Hasta este agosto, el recibo más caro de la historia había sido el del primer trimestre de 2012: 88,66 euros mensuales (con el IVA al 18%). El mes pasado, la factura del usuario medio batió todos los récords, situándose en 93,10 euros.

Protección de los consumidores vulnerables

FACUA considera de extrema urgencia que el Gobierno acometa la prometida reforma del bono social eléctrico y que ésta implique cambios de calado sobre los que se vienen aplicando desde la etapa del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

La asociación viene reclamando al Ejecutivo de coalición una tarifa social con descuentos del hasta el 50 por ciento en el recibo de la que se puedan beneficiar las familias que cobren no más de 2 salarios mínimos, que aumentarían hasta 3 en función del número y características de sus miembros.

En cuanto a los consumidores en riesgo de exclusión social, el descuento que plantea FACUA en su propuesta implicaría hasta el 70 por ciento de la factura, que alcanzaría la totalidad de la factura para las familias cuyos ingresos les impidan hacer frente al pago de los suministros domésticos. Boicot al oligopolio

Ante los "abusos tarifarios" y el "chantaje" en el que han llegado a incurrir con la amenaza de cierre de las nucleares tras las medidas aprobadas por el Gobierno, FACUA está llamando a los consumidores al boicot contra el oligopolio energético.

Así, la asociación propone a los consumidores sin bono social que tengan contratada la luz o el gas con Iberdrola, Endesa o Naturgy que las abandonen solicitando el alta con otra comercializadora. El boicot también va dirigido contra las filiales de las empresas del oligopolio que ofrecen la tarifa PVPC en luz y la regulada TUR en gas. Se trata de las comercializadoras de referencia Curenergía (Iberdrola), Energía XXI y Energía Ceuta XXI (Endesa) y Comercializadora Regulada Gas & Power (Naturgy).

El usuario medio

El usuario medio utilizado por FACUA en sus análisis tiene una potencia contratada de 4,4 kW -la misma en horario punta y valle- y un consumo de 366 kWh mensuales. Es un perfil elaborado tras el análisis de varias decenas de miles de facturas de viviendas habitadas.

En cuanto a los porcentajes de consumo en los tres tramos horarios del nuevo sistema de facturación, la asociación ha tomado como referencia el perfil de usuario medio tradicional sin discriminación horaria publicado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que consume el 45 por ciento de la electricidad en el horario valle, el 29 por ciento en el horario punta y el 26 por ciento en el horario llano.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 23.9.21
De un tiempo a esta parte, el odio se ha aposentado entre nosotros de forma abierta y descarada. Es verdad que estamos pasando por el desierto de la pandemia que ha conseguido, además de limitarnos social y económicamente, enfrentarnos más de lo que estábamos por aquello de que "yo soy yo y a los demás, que les den".


Después de partirnos la cara en un enfrentamiento político-criminal, conseguimos –o, mejor, nos avenimos– a un convivir menos belicoso. Digamos que nos obligaron. Poco a poco fueron pasando los años y parecía que el deseo de vivir amainaba el olvido y con dicho deseo de subsistir crecía una cierta ¿paz? ¿Tranquilidad?...

Los más viejos, hijos de aquellos años luctuosos (“tristes, a veces fúnebres y dignos de llanto”), intentamos alcanzar una vida menos incómoda, menos mísera tanto para nosotros como para nuestros descendientes y para los hijos de nuestros hijos. El mantra (“literalmente, pensamiento”) que nos transmitían a unos y a otros era “estudia para que puedas ser alguien en la vida”.

Nuestros hijos, esa generación que ya superó los cuarenta, aceptó y transmitió la tácita consigna de prosperar, de vivir mejor que sus padres. Y hubo un tiempo en el que había cierta tranquilidad bullanguera, hasta que entre crisis económico-laborales y descolocados gobiernos entrados en la incompetencia, el sendero fue estrechándose y cada día aparecían más piedras en el camino.

La “multi España” saltó al escenario y, con ella, otras lacras –dicen que “de origen incierto”, aunque creo que no–, las cuales van dejando “secuelas o señales de una enfermedad o achaque” acompañada por “un vicio físico o moral que marca a quienes lo tienen”. En este caso, parece que han aflorado corrientes depravadas que da la impresión que han confundido el camino.

A todo lo anterior y para complicar aún más la situación, el virus vomita lava que aniquila a personas viejas y no tan viejas, saquea la economía como no podía ser de otra forma, y descoloca el diario vivir de los humanos. Por si no hay bastante, parió el volcán…

El virus vomita el magma que acumula el sustrato social arrastrando lava convertida en odio destructor que serpentea por las laderas de un país de por sí bastante tocado, tanto en lo social como en lo político y al que hay que añadir un personal joven que, en los últimos tiempos de este desierto, se embotellona. ¿Por qué?

¿Con todas las consecuencias? No, con dos cojones. Posiblemente solo alimentado por el deseo de “vivir a tope y deprisa” por lo que pueda ocurrir mañana. ¿Se pretende lacrar, es decir “dañar la salud de alguien, contagiándole una enfermedad”? No creo: solo se pretende vivir (aunque ello pueda lacrar, es decir, “dañar o perjudicar a alguien en sus intereses”).

¿Pretendemos resucitar viejos errores? Espero y supongo que no, al menos por parte de la mayoría del personal que no estando politizado se une a la fiesta por aquello de ir a donde va Vicente, es decir, a donde va la gente.

Nos guste o no, somos seres sociales que necesitamos de los demás, aunque a veces parezca lo contrario. A través del intercambio y de las relaciones interpersonales, los humanos nos enriquecemos. El diálogo y la escucha activa son armas valiosas para luchar contra la indiferencia, contra cualquier muro que nos separe. En estos momentos el odio es una vil empalizada donde masacramos a nuestros iguales. Las personas con actitudes extremistas, parece que tienden a ver y a pensar el mundo en términos de blanco y negro.

Dicho murallón solo puede derribarse si somos capaces de abrirnos a lo que nos puedan transmitir los demás. No olvidemos que el diálogo es un valor propio de personas maduras que quieren crecer, que no viven deseando el mal ajeno. Transmitir odio es manifestar un sentimiento negativo que desea el mal por el mal y se escurre por otras laderas que solo traen consigo nuevos incentivos para odiar.

Decía líneas más arriba que no solemos desear el mal de los otros. Matizo porque dicha afirmación no siempre es verdad. En nuestro mundo actual, vomitar “injurias, dicterios, maldiciones” en las redes contra las personas se ha convertido en el deporte nacional. ¿O debo decir estatal por aquello de las confederadas multi Españas? ¡Ojo al tropezón!

Quienes hicieron y sufrieron aquellos nefastos años ya están casi todos muertos; los que vinimos detrás parece que una losa de silencio “impuesta tácitamente” por los mayores hizo borrarla de nuestros registros; y los más jóvenes ni tan siquiera saben nada de ello. La esperanza colectiva quería soltar amarras para seguir hacia horizontes abiertos al mundo.

El criterio asumido era rebasar de una vez por todas ese manido “Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como”, expresión cargada de egoísmo aunque, en el mejor de los casos, se pueda aceptar como muestra de autosuficiencia. Es cierto que dicho refrán encierra un pensamiento moral que ratifica la postura de quien lo dice o a quien se le aplica.

El odio va ganando espacio a pasos de gigante y se extiende como mancha de aceite en el terreno político, rebotando a la vida diaria. Un odio que no tiene color político, puesto que es tanto de izquierdas como de derechas; un odio que parece querer destruir una sociedad que habíamos creado con un esfuerzo ímprobo, donde se suponía que cabíamos todos. Un odio que nos llevó a un enfrentamiento “incivil” que ¿pretendemos resucitar?

Los últimos meses han sido ricos y fructíferos en “dimes y diretes”, en comentarios y cotilleos mordaces, hirientes contra personas, en circunstancias en muchos de los casos sin fundamento, por el placer de herir. Usamos las redes porque, como es obvio, permiten el anonimato al no dar la cara. ¡Viva la valentía!

Hemos saltado a enfrentamientos directos. Sobre todo contra esas personas con las cuales no comulgo políticamente. ¿Cuánta malquerencia hemos babeado en los últimos meses (años) deseando lo peor de lo peor a esos prójimos cuyo ideario no me gusta? Y esto solo acaba de empezar, aunque viene de lejos y solo hemos resucitado una mínima parte del problema. ¿Pesimismo? Es posible.

Ahora el frente se agranda con la homofobia hasta el extremo de que hay “gentuza” que sale de cacería porque odia (¿o se divierte?) maltratando a homosexuales e incluso gritan a voz en pecho "¡mátalo, mátalo!"... Se acrecienta el odio y el acoso contra los llamados “menas” (menores extranjeros no acompañados).

Insultamos con asombrosa facilidad; injuriamos a “cara de perro” de forma dura y cruda porque el anonimato, terreno fangoso para valientes adalides de lengua bífida, permite bombardear al contrario. Y seguimos machacando a quien sea con nuestras sabias opiniones y contundentes acciones. Podríamos seguir…

Por desgracia para todos, aquí no hay buenos o malos. Hay personas con sentido común o eunucos mentales (castrados, capados). Necios ocultos tras el burladero de la cómoda guarida que les permite escupir contra vivos y muertos, niños y mayores, inocentes y culpables y, en caso de no ser culpables, los juicios paralelos conseguirán que lo sean.

Creo en la convivencia que no siempre es un jardín de rosas, pero que tiene más ventajas que inconvenientes. Que nos necesitamos unos a otros porque, como seres sociales, vivimos en compañía. Si olvidamos estas premisas hay que recordar el refrán que deja claro aquello de “arrieros somos y en el caminos nos veremos”.

“La noticia de que el salvaje ataque homófobo en Madrid no era tal ha puesto patas arriba la batalla partidista desatada a su alrededor. La izquierda instrumentalizó la supuesta agresión para atacar a la derecha, pero se le ha vuelto en contra. La falsa denuncia y el oportunismo político empantanan la lucha contra la homofobia”. Cierro estas líneas con una incómoda interrogante: ¿Por qué ha crecido la homofobia? “Los derroteros del mundo han hecho que haya crecido la intolerancia”. Mal camino.

PEPE CANTILLO

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - CASTRO DEL RÍO DIGITAL


UNICEF

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA

DEPORTES - CASTRO DEL RÍO DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA


FIRMAS
Castro del Río Digital te escucha Escríbenos